martes, 17 de noviembre de 2015

La presencia ausente de lo amado y de lo odiado

 
En el debate presidencial no intercambiaron ideas Daniel Scioli y Mauricio Macri, participaron al menos dos personas más: la Presidenta Cristina Fernandez y Sergio Massa y lo afirmo porque las principales políticas públicas que se discutieron anteanoche tienen que ver con las que viene aplicando el gobierno de CFK y las que propuso el Frente Renovador (UNA) en campaña: 82% móvil para los jubilados, paritarias libres sin topes salariales impuestos por patrones o el estado, radarización de las fronteras e inclusión de las fuerzas armadas en el catalogo de herramientas a utilizar en la lucha contra el narcotráfico,  Extinción de dominio sobre bienes asociados al narcotráfico y al lavado de dinero, la "no prescriptibilidad" de los delitos de corrupción, el fin del impuesto a las ganancias para las categorías que incluyan laburantes, presentismo para los docentes.
El domingo confrontaron dos amigos, dos millonarios que empezaron a hacer política una vez que sus vidas ya estaban bastante acomodadas en el “orden burgués” como para que su suerte no cambie demasiado al darle a la nueva actividad que encaraban la totalidad de la atención y el tiempo que esta exige.
Macri y Scioli cultivan dos estilos similares, preguntaron sin estar ellos mismos dispuestos a responder las preguntas que se les hacía, resaltando lo negativo del otro candidato y con golpes bajos fáciles de entender. Debate de poco vuelo, dicen… pero bien preparado por los dos equipos.Daniel Scioli y Mauricio Macri estudiaron a la perfección sus libretos y no se apartaron de el, estrategias similares y dialogo de sordos. Scioli trató de llevar la puja al único eje al que podía aspirar, al de la confrontación peronismo/antiperonismo, le habló al elector de Massa como quedó en claro cuando le hizo un guiño en el bloque del narcotráfico.Macri apuntó a los desencantados, trató de dejar en claro que su rival pertenece a ese colectivo,  -"Daniel, ¿en qué te has transformado? Parecés un panelista de 678" refiriéndose al programa de la televisión pública en el que conductores e invitados compiten entre si en hablar bien del gobierno y con eso intentó llevar la discusión al eje kirchnerismo/antikirchnerismo.Daniel Scioli, utilizó una frase para impugnar en bloque la argumentación de su competidor:  "Macri copia y pega". 
Ambos buscaron mostrarse alejados del gobierno de Cristina Kirchner (Scioli con frases como  “Mauricio, no discutas con un gobierno que se va” que apuntaron de hacer notar que estaba ahí no para defender al gobierno que se va el 10 de diciembre sino para hablar de las políticas que pensaba aplicar de esa fecha en adelante y Macri colocándose en la vereda de enfrente), a la vez que hacían suyas las propuestas de Sergio Massa. Esta coincidencia hace suponer que entre los “indecisos” o “independientes” que son el objeto del deseo de los dos equipos de campaña en camino al balotaje, la presidenta Kirchner es un activo toxico y por el contrario Sergio Massa es la estrella que los ha encantado. Caben aquí varias preguntas: ¿Quienes y cuantos son esos electores que van a determinar el futuro gobierno?, ¿que los moviliza?, ¿Cuáles son sus principales intereses de los que se quedaron sin candidato y deben optar entre el mal menor?.
Queda claro que su candidato era Massa, su programa económico el del equipo del ex Ministro Roberto Lavagna y su perfil político el del renovador peronista de la década del ochenta José Manuel de la Sota, aquel movimiento interno del peronismo que logró democratizar internamente al partido creado por el tres veces Presidente Juan Perón.
Por no haber sido invisibilizado por la polarización entre Scioli y Macri y porque ya cuenta con una electorado propio que quiere escapar de la confrontación, Sergio Massa se convirtió en actor clave de la segunda vuelta electoral. Él esposo de Malena Massa y los mas de cinco millones de votantes que logró se plegaran a su propuesta tienen un papel protagónico en la definición del próximo presidente, por su capacidad de inclinar hacia uno u otro lado la balanza.
La pregunta del millón entre los que conducen las campañas es, ¿cómo se compone el voto massista duro?.Leemos que "El candidato del Frente Renovador/UNA logró mejorar en más de 570 mil votos la cantidad que logró unido a José Manuel de la Sota en las primarias de agosto. Pero a nivel individual, sumó casi 2 millones de votos y creció en todas las provincias".
Ricardo Rouvier, aseguró hace unos días que “la composición del voto de Massa es variada, por un lado hay un votante peronista no kirchnerista y un votante independiente. Según las estimaciones previas a la elección, una parte de ese voto iría a Scioli y otra parte a Macri, las proporciones varían”.Rouvier indicó además que en las mediciones previas “los votos a Massa de sectores sociales medios y bajos tenían como segunda opción a Scioli”, pero recalcó que el del balotaje del 22 de Noviembre es un escenario distinto y advirtió que “hay que determinar el impacto de la elección del 25 de octubre en cómo podrían variar esas proporciones”.  aqui vale la moral de la tropa, la imagen del fV-PJ de la noche del 25-O y la semana que le siguió a esa noche fue de desconcierto y abatimiento, y durante 7 dias Macri cosechó adhesiones mas de las que naturalmente podía recoger por la ventaja que su competidor le dió.Según los sondeos (hasta los del Frente para la Victoria), la mitad de los votantes de Sergio Massa migraron hacia Mauricio Macri y otro 25% prefiere a Daniel Scioli, los 20 puntos que permanecen inciertos y volátiles son los que pueden determinar el resultado del 22 de noviembre. Pasados a números estas proporciones indican que 2 millones setecientos mil votarán a Macri y un millón seiscientos mil a Scioli.
Pero el núcleo duro de los votantes de Massa se resiste a votar a cualquiera de los dos, los argumentos se multiplican pero se parecen a estos:
-       “que son dos irresponsables que no tienen programas ni equipos económicos de valía”.
-       “que no queremos a Macri y tampoco a Scioli que no es más que un títere de Cristina Kirchner”
-       “Que la clase media argentina no puede seguir votando multimillonarios”
Este 20% que aun no decide su voto en números, representa algo más de un millón de votantes que el 25 de octubre eligieron la boleta del UNA de Massa y que ahora, a diferencia de los otros cuatro millones trescientos mil se preguntan por cual de las dos opciones sufragar. "Ese universo electoral es el que numéricamente puede, en la recta final, emparejar el duelo o darle un plus a uno de los dos para que saque la ventaja que lo llevará a la victoria"Es ese cúmulo de massistas sin incertidumbre respecto al país que quieren pero con dudas acerca de cual de los que quedan en la segunda vuelta los acercará o alejará mas de su ideal de sociedad, los que aparecen como la llave para ganar la elección. Ese grupo es, si se quiere, anti-Macri y anti-Cristina, a estas alturas también es anti-Scioli, asimismo se muestra proclive a apoyar políticos que procesen los conflictos con bajos niveles de confrontación y con mas debate, no apoya dirigentes que gobiernen sin dar explicaciones, la política no debe monologuear, debe seer sometido a presión siempree mas que la tapa de algun medio, por los medios y tambien por sus contrincantes, basta recordar que este el  tercer debate del año, el primero lo protagonizaron Massa y de la Sota y formaba parte del compromiso del Frente que formaron. Habrá que esperar al domingo 22 de noviembre para ver cuál de las resistencias fue más importante a la hora de votar.
En suma, repetimos lo que dijimos al comienzo, en el debate de ante-anoche estaban presentes Scioli y Macri pero por la ventana entraron Cristina Kirchner y Sergio Massa.
Lo que nos deja la siguiente reflexión: no es como dicen los analistas de los grandes medios que la suerte del balotaje depende de un puñado de massistas “indecisos”, ¿no será mejor empezar a comprender que ellos están demasiados decididos y saben exactamente lo que quieren y lo que no quieren para el país?. ¿No será que la historia elige actores para representar la obra pero el guión es escrito por otros?. 
Rescato un posteo de Gerardo Fernandez "Hay sensaciones personales insondables, como las que seguramente tuvieron (ante)anoche dos tipos de televidentes: los poco informados y los que en primera vuelta votaron por Sergio Massa. Ninguna encuesta ni recorte mediático podrá saber qué cosas se movieron dentro de esos argentinos...(Ante)anoche los candidatos hablaron para ese millón de electores que tienen definido un perfil de sociedad a la que aspiran, y cada uno los quiso atraer con argumentos variados desde los políticos, ideológicos hasta los sensoriales y emocionales. Todos estos elementos, difíciles de medir, seguramente empezaron a fermentar en la conciencia política de estos argentinos y argentinas, pero no se conocerán sus efectos hasta bien entrada la noche del 22 de noviembre".
Los medios se preguntan quien ganó, hay consenso en decir que empataron, que tanto Macri como Scioli tienen problemas para verbalizar pero responden medianamente bien bajo presión, es que el debate los pone en la posición del que tiene que patear un penal (o atajarlo) en la final de una copa del mundo. Si tengo que hilar fino afirmaré que quien ganó ampliamente fue Sergio Massa y quien lo perdió fue CFK que fue denostada y palidamente defendida.
S.b. y ob