domingo, 8 de noviembre de 2015

Señales (la postura de Massa)

Tres conclusiones anotamos el lunes 26 de octubre.

Primera, a la vista de las dos elecciones bonaerenses de 2013 y las dos nacionales de este año: "Massa sobrevivió al napalm de los medios y el gobierno" y a la sequía de fondos impuesta por el stablishment.

Segunda: para nosotros (fR/UNA) el famoso mensaje de la urnas fue que se impuso cambio si, pero ojota que con continuidades. Con lo obtenido por la fuerza y con el hilo de luz que quedó entre PRO y FPV se posicionó como fuerza de desbalance para bloquear las tentaciones de impunidad o del temido ajuste.
" A los que tienen miedo por la impunidad, Scioli les tiene que garantizar que va a haber cárcel a los corruptos, y a los que tienen miedo al ajuste, Macri les tiene que garantizar que les va a cuidar los derechos” (Sergio Massa)
El de Tigre se llevó a empellones todo el sistema político hacia el centro y le sugiere a sus electores/as que "opten" por el que se acerque mas al programa del UNA/FR, ya que los que llegaron son dos irresponsables que nunca tuvieron uno. En ningún momento dirá "voten a...". Consiguió que los que quieran los votos "a" Massa -y no "de" Massa- se fueran corriendo de donde estaban.

Todo el mundo deambulando por la "ancha avenida del medio" es la tercera conclusión que sacamos en esta pagina, ahora hay alguna mas.

En este entretiempo entre el 25/10 y el 22N Massa eligió concurrir al Hotel Alvear para reunirse con aquellos que en los hechos jugaron en contra de su candidatura. La locación es todo un símbolo, el Hotel está ubicado en la avenida que recuerda a los frates Alvear y mas que cualquier otro el fruto maduro de la estirpe: Marcelo T. -el mismo que dio la vuelta de campana a la política energética argenta cuando nombró a Mosconi como Director Gral. de YPF, el radical que no se mandó ninguna Patagonia Trágica y que, tampoco, fue afecto a las intervenciones federales como el otro frate radical Hipolito Yrigoyen- y en los hechos es un emblema de los poderes económicos y otros poderes un tanto mas ocultos. 

En uno de los salones del Hotel, Massa le dijo a los grandes empresarios “No tengan miedo que se termina la Argentina del miedo, pregunten con libertad”, para tratar de romper el hielo de la relación que quedó en malos términos con  los barones del stablishment, y la lengua se les fue aflojando. 
Kaufmann (UIA) abordó entonces una vieja perturbación empresarial. "¿Derogarías la ley de abastecimiento?", dijo. Tema que llegó a ser muy espinoso hace un año, cuando el kirchnerismo llegó a plantear que se jugaba poco menos que el destino de la Patria frente a las corporaciones, y que perturba desde entonces al establishment.
Massa sonrió con un dejo de ironía. "En el Frente Renovador cuestionamos esa ley en soledad", empezó, y fue interrumpido por Adelmo Gabbi, líder de la Bolsa. "¡Nooooo, nosotros peleamos!", lo corrigió. "Bueno -asintió Massa-. Estamos en contra de esa ley. Esperamos que el próximo presidente se anime a enviar al Parlamento un proyecto de ley para derogarla". El auditorio volvió a aplaudir.
http://www.lanacion.com.ar/1842754-un-guino-clave
El ex candidato logró que se lo recibiera, tarde para este turno electoral, si, pero fue la credencial que certifica su protagonismo en el escenario político que viene. No estaban velando un crestiano sino ratificándole con su presencia lo mucho que valoran el rol clave que le cabe en la nueva etapa. 

Lo esencial es invisible a los analistas y publicistas. El 25 de octubre por la noche la militancia PRO coreaba en el bunker "se siente, se siente, Mauricio presidente", y el jefe de Gobierno porteño ratificó el cántico con palabras "lo que ha ocurrido hoy cambia la política de este país". Una "revolución" se animó a calificar con exageración alguno de sus mas estrechos colaboradores. Pero la victoria del macrismo (que está aun por verse) o la eventual derrota de los peronismos no cambian la política argentina fuertemente inclinada al unanimismo, esa pulsión tan poco democrática por lograr que un solo criterio rija la sociedad. Por el contrario la confirma, el cambio de una coloración por otra por si solo no garantiza avances. 
"La alternancia en el poder es la que no solamente va a generar recambio de dirigentes, sino también la consolidación del peronismo como una idea, sistema y un partido en la Argentina"."El peronismo que viene es el que termina con la idea de que la construcción de la mayoría lleva a la construcción de una hegemonía" (SM)
Eduardo Eurnekian hizo de maestro de ceremonias, sobó lomo y aclaró a titulo de que se lo recibía. "Su espacio político será árbitro en el Congreso, y quien termine de impulsar el péndulo de decisiones".
"No queremos ser árbitros –devolvió Massa en su discurso– queremos ser actores centrales de la Argentina del futuro. Vamos a ser garantes de la gobernabilidad sin dar cheques en blanco para la impunidad ni para el ajuste”"
Eurnekian le pidió que sea un "político sereno" con sabiduría y madurez emocional, y opinó que el rol de Massa "es más trascendental aún que si el resultado hubiera resultado distinto".

Esa que señaló el empresario es la vuelta de campana y no si se le gana o no al peronismo una elección.

El gobierno del PRO nace, repito, con el mismo karma que el FPV, el hambre de hegemonía que lo podría llevar prontamente al unanimismo y el peligro está en el AMBA donde el color político podría unificarse en amarillo para la PBA, la CABA y el gobierno nacional.

Mientras tanto Massa, consecuente con el rol que le toca cumplir, este fin de semana anunció urbi et orbi que
"Hay cinco millones de hacedores de reyes, no uno". "Argentina necesita cambios, y no cargos", "intentar influir en la votación sería burlarme de la confianza que ellos depositaron en mí. No pienso apoyar a ninguno de los dos candidatos". "[Los votantes] Me dieron la tarea de controlar al gobierno, aportando propuestas y señalando los errores; y esa es la tarea que tendré después del 10 de diciembre"  Financial Times
Y nos parece una muestra de sensatez.



Cierro porque esto fue ya muy largo, ratificando que la vuelta de campaña no fue el peronismo no ganase un turno presidencial, sino que existe democracia y esta podrá asegurar por fin el equilibrio de poderes y el respeto de las instituciones porque hay contrapeso y ese elemento lo aporta -como en 2013 cuando detuvo la re-re de CFK- el FR/UNA
La construcción de un país que funcione va a requerir de acuerdos que hagan posible la existencia de pesos y contrapesos. Para ello, quizá haya que esperar a que los políticos se agoten del abuso de sus contrapartes.
Se requiere articular una estructura de pesos y contrapesos que permita gobernar y nulifique la proliferación de poderes fácticos, la clave reside en la negociación misma: en la interacción entre actores que sufren y padecen la ausencia de este tipo de mecanismos y del reconocimiento por parte de los beneficiarios presentes de que cualquier día pueden estar del otro lado de la mesa. Lo importante no es la forma sino su funcionalidad.
http://americaeconomia.com/analisis-opinion/pesos-y-contrapesos-el-arreglo-politico-que-necesita-mexico
Por fin un actor serio, no emocional, en el tablero que se compromete a velar desde la oposición o llegado el caso desde el poder por un equilibrio del sistema político que debe volver a ser racional, esa es la cuarta y ultima conclusión.
Enlace permanente de imagen incrustada