domingo, 29 de mayo de 2011

si de resultados se trata

En Miradas del Sur aparece el articulo de Jorge Giles cuyo titulo me llamó la atención: "En la Argentina, gobiernan los indignados" en obvia alusión a las protestas españolas pos crisis que los bajó de un gomerazo del sitial en el que fantasiosamente creían estar.

Tuve la tentación de comentar en su blog asi
Giles
Primero contesto habiendo leído solo el titulo. Después lo haré leído.
Veramente me parece que hablar de "indignados" como si un librito casi de autoayuda pudiese cambiar la realidad de los pueblos es al menos ua manifestación de candidez a impensada en alguien que analiza como usted.
Pero en un rapto de curiosidad y prudencia me salvó de hablar de mas.

Muy buena nota, para mi gusto un tanto cándida en la obcecación preelectoral  kirchnerista de crear un relato fundacional a partir del tire de bronca de pequeños ahorristas que creían a pie juntillas que el mercado jugaba a siempre a su favor en ese primer mundo ficticio. Aquello fue un basta y el 25 de mayo de 2003 empezó una vida nueva...

Lo he dicho y vuelvo a hacerlo ahora, no creo que haya que hablar en España de indignados y de una trasformación revolucionaria en ciernes. Los tipos no quieren un cambio de modelo neoliberal sino que este les cumpla las promesas que en su momento les hizo y que es que jamás cumplirá. Como aquí en 2001 se pide que se devuelva guita y una ilusión que no quiere perderse, poder viajar a Miami o Cuba por tres lucas pedorras y ser parte de un primer mundo.

En 2001 argentino y 2011 español ocurre si una similitud, piden que se vayan todos los políticos,  pero realmente se exige abandonar el modelo neoliberal?, me parece que ni aquella vez ni esta. Aquella vez la presión ciudadana por un cambio no dio paso a 2003 como livianamente se afirma, sino a uno de los mas brutales empobrecimientos que hayamos padecido. Si de resultados hablamos veremos a que esten maduras la brevas y los frutos nos batan que planta es. Esto que vemos es un tango orillero que se canta mascullando bronca por que la turra de la que estás encajetado te guampeó, esperemos que no le siga el otro tango feroz de la mina que te abandonó. Después de eso, la que sigue seguramente con muy poco será preferible a las que le antecedieron.

Si leemos los acontecimientos en clave ultra optimista diremos que es el primer paso,  hasta podríamos plantearnos que a este reclamo de cumplimiento de promesas  le seguirá una etapa de auto desengaño respecto al modelo: "lo que más bronca me da es haber sido tan gil". E irán, como nosotros, derechito  a sostener en cierto (y de buen) grado un reajuste del modelo neoliberal, una sociedad salarial para unos cuantos mas, con control estatal de los abusos privados pero sosteniendo la seguridad jurídica aunque las plañideras de La Nación tensen la cuerda para evitar cualquier desborde auténticamente populista.

Repito, buen artículo el de Jorge Giles, un tanto panegírico, pero indudablemente de esos que da gusto leer. Kirchnerismo inteligente, digamos.

Cliquear aqui para leer la nota en el blog del autor