domingo, 10 de octubre de 2010

¿los democratas yanquis como modelo?

Me pareció a mi o leí mal?. Cierto progresismo argento se acerca al partido democrata yanqui en sus planteos. Leemos a Mariano en su blog "Yendo a menos"
El progresismo es una ideología que comparte muchos valores que pueden acomodarse tranquilamente del lado derecho del eje.
Pero si encima entendemos al progreso como una concesión de respeto que la cultura hegemónica les hace a los pueblos dominados, respeto que no es otra cosa que colocarles cucardas morales a los "otros" (ese concepto tan progresistamente antropológico) para que se sientan felices en su pobreza (elegantemente llamada "diversidad"), la cosa se pone más oscura. Si progresismo es determinar arbitrariamente que el mundo ya ha sido lo suficientemente contaminado por los ricos como para que encima ahora lo quieran contaminar los pobres (que no se conforman con serlo); si progresismo es convencer a esos pobres de que deben asumir la noble tarea de poner su pobreza (diversidad) como garantía de resguardo de los "recursos naturales" para cuando los ricos necesiten usufructuarlos; si progresismo es poner el mismo frenético ahínco en defender el derecho a la supervivencia del oso panda, y el derecho al amparo judicial del holding empresario expropiado; si progresismo es velar por la protección de las "indefensas" empresas de la familia Rocca ante la prepotencia del sindicato de camioneros; o pedir con gesto adusto que un grupo de desarrapados comprenda que sus derechos terminan donde empiezan los de Luis Betnaza, entonces el progresismo es cualquier cosa, menos lo contrario de la "derecha".
Es inimaginable un gobierno de derecha, de esos que fortalecen el régimen jurídico sobre el que se asienta el status quo de las relaciones económicas, sin un progresismo de esta índole, opositor, cumpliendo el rol de partícipe necesario. Que el eje "izquierda-derecha" se transforme en eje "derecha-progresismo" es sin lugar a dudas el exponente más claro de que la batalla ideológica la ganó la "derecha".

Se agrega ea esto un comentario de Alon que acelera mi sensación de estar ante la burda imitación de los gestos y modales de los democratas yanquis por cuanto hay una izquierda que decidió hacer enfasis en formas y minorías y prefirió olvidarse de la gravitación de lo económico y de las mayorías
Es perfectamente posible defender los reclamos económicos de la izquierda (enfatizando, por ejemplo, que la democracia y la libertad formales no son democracia y libertad reales sin los recursos con que defenderlos ante el atropello de los ricos) y al mismo tiempo intentar retener el mote de "progresista" (insistiendo, por ejemplo, en lo poco democráticos y respetuosos de la libertad que son y han sido los adalides de la derecha, para lo que sobran los argumentos).

No digo que sea fácil, pero el premio es interesante: desposeerlos precisamente de la bandera ideológica que están eligiendo. Si el eje resulta ser "derecha-progresismo" y uno prueba que los progresistas no son ellos, se les desmorona el aparato justificador.
¿Se me hace o me dura el alcohol de anoche?


posteo original (cliquear aqui)

auto plagio de Mariano en artepolitica pero con extenso e interesante debate aqui