viernes, 29 de octubre de 2010

Todos gronchos escribe desde el odio

Los veo escribir con odio, los noto cargados de ironía, sarcasmo, los veo asegurar en público lo que no sienten y en la intimidad reirse del dolor ajeno.

No los une una firme convicción acerca de la naturaleza del momento que viven, están desorientaos y no saben que trole hay que tomar para seguir. Los unos se sienten ganadores, peleaban un combate que solo estaba en su interior. Los otros no saben si reir o dejarse arrastrar por la hipocresía que tienen a flor de piel. La sangre que drenaba su cuore se les hizo hiel, amargos que se amargan aún más. ¡¡¡Viva el cáncer!! y el cancer los carcome a ellos tambien.

Escriben, hablan, gesticulan, respiran, garchan, comen, viajan en descascarados vagones de subte, limpian sus ojetes con tissue y vomitan desde el odio.

A los de estas jornadas los vimos antes, ¡¡¡Viva el cáncer!!!.

Y a la vuelta de la esquina los volvemos a encontrar. Extraña el ver alli a alguno que otro que antes estaba con nosotros; se ve que no aprendió, tal vez no quiera estar alli, tal vez si, que se yo...

Para escribir desde la fealdad del odio y que de alli resulte un algo bello hay que tener talento y motivo de odio. Solo los que fueron ungidos por el oleo sagrado vuelven arte la mierda, los demas si escribimos mierda solo logramos revolver mierda. Sin talento es veneno para el espíritu y yo, hoy, no dejo que me envenenen.

Talentoso que odiaba era Marmol, y no creo que puedan empardar a Marmól
“Muestra a mis ojos espantosa muerte,
mis miembros todos en cadena pon;
¡bárbaro! nunca matarás el alma
ni pondrás grillos a mi mente, no.
¡Sí, Rosas, te maldigo! Jamás dentro mis venas
la hiel de la venganza mis horas agitó"
"salvaje de las pampas que vomitó el infierno"
"ni el polvo de tus huesos la América tendrá".
Ni a León Felipe
Abajo quedas tú, Inglaterra,
vieja raposa avarienta,
que tiene parada la Historia de Occidente hace
más de tres siglos,
y encadenado a Don Quijote.
Cuando acabe tu vida
y vengas ante la Historia grande
donde te aguardo yo,
¿qué vas a decir?
¿Qué astucia nueva vas a inventar entonces para
engañar a Dios?
¡Raposa!
¡Hija de raposos!

Cuando abran sus puertas a los vientos del mundo,
cuando las abran de par en par
y pase por ellas la justicia
y la democracia heroica del hombre,
yo pactaré con las dos para echar sobre tu cara
de vieja raposa sin dignidad y sin amor,
toda la saliva y todo el excremento del mundo.
¡Vieja raposa avarienta,
has escondido,
soterrada en el corral,
la llave milagrosa que abre la puerta diamantina
de la Historia....
¡No sabes nada!
¡No entiendes nada y te metes en todas las casas
a cerrar las ventanas
y a cegar la luz de las estrellas!

En un tiempo me divertía "todos Gronchos", espero que el blog se encauce ahora. Talento tiene, pero eso no es todo. Anteayer murió el objeto de su odio y con ello el lazo que los unía. Pumba, el "nosotros" que constituía la comunidad "todos gronchos" ya no existe más. Al rosario se le escapó la cuerda y cuando eso sucede las cuentas se desparraman aunque por reflejo e inercia continuen acercandose y haciendo las mismas cosas.

Y los comentaristas, que de política nada o casi nada dicen, siguen escribiendo desde el odio.

Para escribir desde el odio necesitan al menos tener a quien odiar, y el ser odiado ya no está. Yo que ellos guardaría respetuoso silencio en memoria de ellos mismos que conformaban la pata bloguera del antikirchnerismo que murió aunque aún no se da por enterado.

Para vos, para lo que fueron ustedes, en esta tarde-nochecita de lluvia y gris y humedad


Escribir desde el odio
El conocido oficio de escribir obliga necesariamente a saber sopesar la delicada balanza de la conciencia, si es que existe o bien permanece en un interminable fin de semana. Existe un texto creado desde el odio: Mi lucha, libro que Adolf Hitler fue dictando a su entonces secretario personal, luego ministro del III Reich, Rudolf Hess (ocultista, practicante de yoga y vegetariano), cuando ambos permanecían en la prisión de Landsberg (Alemania). Transpira tanto rencor que lo que pudo -sin admitirlo de una u otra manera- ser un texto ideológico dotado de mínima factura prosística, se convirtió en denigrante panfleto.
Quienes profesan firme vocación literaria -sea el género que elijan- podrían cuidar extremadamente el reconciliar realidad e imaginación, lo cual comporta que coexista lo observado (licencia literaria para desvirtuar deliberadamente lo contemplado, e incluso aludir al pasado, o sea, recurrir a la memoria) y lo imaginario (puede permanecer en la condición anterior, para que prospere un discurso desde el cual elaborar una realidad paralela). No siempre sucede así, porque a veces el odio o el rencor supedita o anula una mínima nobleza propia de toda obra creativa. ¿Cuántos los escritores posteriormente arrepentidos por sus artículos, cuentos, novelas o ensayos brutalmente creados? Mas, el sólo hecho de arrepentirse es, afortunadamente, una oportunidad absolutoria. Pero podemos leer artículos o libros nacidos de la venganza que, en este caso, son auténticas demostraciones de odio. Proceden de microcéfalos, mediocres, trepadores, envidiosos, vengativos, psicópatas y otros especímenes...
La violencia -tampoco el odio-, no debe estar literariamente inscrita; y algo similar consiste en dar vía libre a la bajeza. En tal caso, el pretendido escritor es tan sólo un terrorista literario o un irrecuperable mediocre sin escrúpulos que desea ocasionar el siempre innecesario dolor ajeno. Superpone la venganza a la calidad estilística; dirige su abuso hacia la siempre respetable vida íntima o sus proximidades. Dos perfectas canalladas. Aludir circunstancias de carácter público, del todo legítimo, incluso de darse una mínima o argumentada dosis de objetividad, pero nunca valerse de injurias o calumnias. No obstante, situaciones extremas, donde las circunstancias imponen censura o neocensura, pueden invitar al uso de dos contundentes categorías: el humor y la ironía, pero jamás la burla cruel o la humillación degradadora, que muchas veces se complementan, demostrando las perversas cualidades del "escribidor".
Junto al oficio de escribir, el oficio de vivir. El uno sin el otro no permitirían culminar una tarea creativa. En Mi lucha, nada de humor. Así, toda literatura -situemos una "referencia"- que actualmente sigue dándose con malsano regocijo, es absolutamente repulsiva. Expresa, sin duda, los "principios éticos y estéticos" de quien pésimamente ejercita la subliteratura a través de "artículos" de opinión, y, que en bastantes casos, algunos de sus autores son únicamente miserables ejemplares merecedores de un detenido estudio psiquiátrico.
AGUSTÍN DÍAZ PACHECO

12 comentarios:

ADENOZ dijo...

Soy lector y comentarista de TG.
Y aunque me cae simpático el tipo, no puedo negar que tu análisis se acerca a la realidad. Creo que lo que me jode es que su espacio sea "reducto" de "odiadores".

OMIX dijo...

Gracias por pasar Adenoz.
Amor y paz

Anónimo dijo...

yo lo tomo como es,un blog de humor.

Anónimo dijo...

nunca fue un blog de humor. Lástima que recien te das cuenta que lo motiva el odio.

Comandante Cansado dijo...

Muy bueno, Ómix.

Dante Panzeri dijo...

Es dificil escribir desde el odio, un sentimiento que no conozco, pero no creo que esa sea la condición de TG. A propósito porqué estamos hablando de él? mejor es hablar de lo tuyo.En los 70s el odio se entendía fácil en un país con jóvenes y adultos instruidos, en este siglo es un poco mas difícil ante tanta mediocridad, pero los jóvenes de los 70s que tenían odio (al movimiento nacional y popular sobre todo) se replegaron y la puta suerte (como dice Feinmann)hizo que volvieran millonarios y con el mismo odio de antes. Que hace que un tipo con guita siga teniendo odio? la manera como obtuvo la fortuna? o el querer demostrar que por encima del dinero están los ideales? los ideales de ellos claro que no son los nuestros (los míos al menos) En la lucha que tenían estos tipos contra el pueblo, perdieron hace mas de 30 años y volvieron para terminar el trabajo, los que nos queda es resistir y combatir y para ello es necesario estar lúcido.
Buen día

Mensajero dijo...

Omix, te perdés los matices.
Es bastante más heterogénea la cosa.
El Groncho es una Voz.
Corrosiva sin duda.
Así es el humor. Yo le reconozco momentos muy logrados.
La peronósfera K no es una comunidad de carmelitas descalzas, y convengamos que el humor no reina por esos lares.
Salvo la maestría de un Artemio, o de un Manolo, y porque no del amigo Adenoz -seguramente me olvide de varios-, lo que más se encuentra frente al adversario, es burla, escarnio, humillación, cinismo.
Primos pobres del humor, que esquivan el bulto, hacen una finta y dan una respuesta ocurrente o provocadora.
El humor asume el golpe de lleno y da una respuesta despatarrada, se ofrece, se expone y en su honestidad es imbatible.
No digo que el Groncho no transite la ironía o el cinismo, como los hacemos todos, ¡quién pudiera ser una auténtico humorista!, pero no jodamos, transitar la peronósfera K sin ser del palo obliga a esconder tu pertenencia o saltar sin escalas a duelos verbales poco amigables.
Basado en is códigos, acepto el cinismo como herramienta de lucha ante el poder, desde el poder me resulta inaceptable.
Y muchachos, ustedes son ahora el Poder, entérense, al menos uno tan grande como los tantos fácticos que denuncian.
El Groncho ha sido un maravilloso grano en el orto para la hegemonía K en la blogósfera cuyos matices encuentran un límite claro en aquello que puede ser pensado o enunciado.
Con sus aciertos, excesos, permisos y omisiones.
Lo que ha convocado o suscitado es bastante más complejo que el reduccionismo que proponés y, personalmente, creo que intrascendente como sujeto social.
Un saludo

ricardo j. m. dijo...

un abrazo compañero.

Tito Rosé dijo...

TG es un reducto de hijos de puta.Nada mas, nada menos

Todos Gronchos dijo...

Yo lo único que odio es no poder adelgazar comiendo.

Lamentablemente me sobredimensionan. Escribo para joder, para pasar el rato. Tan difícil es entenderlo?

A ustedes les jode que exista gente que los odia, no que mi humilde espacio junte a unos cuantos. Desde cuándo un puto blog como el mío, una gota de grasa en el mar, puede despertar tanto rechazo. O se piensan que los únicos que los desprecian se encuentran ahí?

A otros, no digo, vos o tus lectores, les jode que me les cague de risa. Porque el mío no es un blog de humor, no soy un tipo gracioso. Simplemente me río de los ridículos que se toman esta farsa en serio.

Nunca como estos día he recibido tantas amenazas de que me van a matar y otras gansadas por el estilo. Cada vez que abro el mail, las recibo de a 50, pero ninguno de esos mensajes me explican porqué tanto odio.

Si yo soy la dimensión de su "enemigo", pues, muchachos, bastante petisos son algunos.

Saludos!

Anónimo dijo...

qué bueno que admitas que el que odia sos vos Mr Groncho

Anónimo dijo...

Heya i am for the first time here. I found this board and I find It really useful
& it helped me out a lot. I hope to give something back and aid
others like you helped me.

My weblog: additional resources